Concurso para una escultura en Oropesa (Toledo)

El Ayuntamiento de Oropesa y Corchuela, en la provincia de Toledo, acaba de convocar un concurso de ideas para la realización de una escultura conmemorativa del V Centenario del nacimiento de Francisco de Toledo, Virrey del Perú.

La escultura estará situada al aire libre y tendrá por objeto ensalzar la figura del virrey, y de las obras que realizó a lo largo de su vida.

Al concursante ganador se le adjudicará la ejecución del diseño a tamaño real con una altura de 2 metros, sin limitaciones de peso, y se construirá en bronce resistente que no se deteriore al aire libre, situándose sobre peana de granito.

El premio a la obra ganadora consistirá en 3.000 euros en concepto de premio, y 23.000 euros por la ejecución material de la obra, a la que pueden optar artistas españoles o extranjeros.

Para más información, se pueden consultar aquí las bases:

Bases concurso escultura Oropesa

Francisco Álvarez de Toledo,  conocido también como El Solón Virreinal, fue un aristócrata y militar de la Corona de Castilla, que fue el quinto Virrey del Perú. Ocupó dicho cargo desde el 30 de noviembre de 1569 hasta el 1 de mayo de 1581, un total de once años y cinco meses.

Si bien para la mayoría de los historiadores fue el más importante de los virreyes del Perú y ha sido elogiado como el “supremo organizador” del inmenso virreinato, por darle una adecuada estructura legal, afianzando importantes instituciones indianas, en torno a las cuales giró la administración del país durante doscientos años, para otros fue el gran tirano de los indios por haber conservado la mita minera del Imperio Inca y haber ejecutado al último inca de Vilcabamba, Túpac Amaru I.

Francisco de Toledo nació el 15 de julio de 1515 en el Castillo de Oropesa,  perteneciente a la noble familia Álvarez de Toledo.

Fue el cuarto y último hijo del II Conde de Oropesa, Francisco Álvarez de Toledo y Pacheco y de María de Figueroa y Toledo, primigénita de Gómez Suárez de Figueroa, II conde de Feria y de María Álvarez de Toledo, hija de los I duques de Alba de Tormes.

Su nacimiento se produjo al tiempo que fallecía su madre, lo que influyó en su talante serio y taciturno. Sus tías María e Isabel se encargaron de su crianza.

Al cumplir ocho años se trasladó a la corte de Carlos I de España, para servir como paje de las reina consorte Isabel de Portugal. Aprendió latín, historia, retórica y teología además de esgrima, música, baile y modales cortesanos.