Emilio Fernández-Galiano dona un cuadro a la Cofradía de Vera Cruz de Sigüenza

Recoge un momento lleno de fuerza y color, al que el pintor ha transmitido la fuerte carga sentimental que le une a la Semana Santa seguntina, que tiene como protagonistas a los ‘armaos’, especialísimos costaleros de la ciudad del Doncel.

Sigüenza. Marzo de 2016. A lo largo del III Certamen de Música Cofrade, que tuvo lugar ayer en la Iglesia de Santa María de Sigüenza, el pintor seguntino Emilio Fernández-Galiano le hizo entrega a la Cofradía de la Vera Cruz y del Santo Sepulcro de un óleo que representa una escena, llena de plasticidad y sentimiento, típica de la Semana Santa Seguntina, con los ‘Armaos’, especialísimos costaleros seguntinos, como protagonistas.

El cuadro estuvo expuesto en el altar durante el Certamen para que el público asistente pudiese admirarlo. Al término de la actuación de la Banda de Cornetas y Tambores de la Cofradía, y antes del inicio de la actuación de la Banda de Música, el artista, en presencia del alcalde de la ciudad, José Manuel Latre, le hizo entrega del óleo al presidente de la Cofradía, Felipe Carrasco.

Carrasco recogió el cuadro con la misma emoción que transmite cuando el observador se pone delante de él, fundiéndose en un caluroso abrazo con el pintor. “Emilio siente profundamente las tradiciones seguntinas. Y eso es algo que se percibe desde el primer vistazo al óleo. Admirándolo, se hace evidente la hondura de su amor por Sigüenza, que sólo él tiene esa capacidad para plasmar en imágenes de una forma tan demoledora. El de Emilio es un detalle inolvidable para la Cofradía. Desde mañana, la obra quedará expuesta en la Ermita de la Vera Cruz en lugar preferente”, afirmaba el presidente al respecto de la donación.

El propio pintor, que se llevó la ovación más calurosa de la fría tarde seguntina, y hubo muchas, también se dirigió al numeroso público que se dio cita en la Iglesia de Santa María. “Sigüenza me estimula artísticamente de una manera muy especial. Todo lo que creo alrededor de mi ciudad, porque así la considero por ascendencia y recuerdos familiares, tiene un halo mágico”, explica el pintor.

Fernández-Galiano ha plasmado en el cuadro la admiración que siente desde niño por la solemnidad, silencio y plasticidad de la Semana Santa doncelina. “Me impresionan los ‘Armaos’. Su indumentaria particular, tan especial y vistosa, unida a la estoicidad con la que soportan el peso enorme de los pasos, impertérritos me fascinan, me inspiran”, reconoce.

El pintor sintió que, de alguna manera, quería devolver a sus protagonistas el cariño infinito que siente por los ‘Armaos’, “y lo he hecho de la mejor manera que se: pintando”, decía ayer con naturalidad. El óleo refleja la tarde lluviosa de un Viernes Santo, en la que el suelo del atrio catedralicio, acuoso, refleja las bellas tonalidades de la indumentaria de los costaleros seguntinos y de los pasos. “La faja roja que envuelve a la armadura es mágica. Su color intenso rompe como un rayo para darle un contraste estéticamente insuperable al ocre y al gris de piedras y cielo”, explicaba el autor ayer.

Además de la admiración y estética, Fernández Galiano también ha querido distinguir con la donación el brillo que la Cofradía y los ‘armaos’ le dan a la Semana Santa para orgullo seguntino, “también si me apuras, desde un punto de vista turístico, que se puede añadir al espiritual”.

Por último, el cuadro deja ver una clara evolución del estilo de Fernández-Galiano, “que aflora ahora en este pequeño paréntesis público, pero que es en realidad lo que estoy haciendo ahora y lo que quiero exponer en Nueva York, de la mano del Instituto Cervantes próximamente”. El pintor lo llama ‘intuitivismo’, una forma de sentir la pintura con la que plasma  lo que percibe fugaz,   pero muy intensamente, plasmando en imágenes escenas de la realidad, pero también recuerdos y vivencias.

1

2

 

Deja un comentario