María de los Dolores del Adalid y González Garrido. Socia Nº 47

.

Por Mª Dolores Barreda Pérez

.

LAS PRIMERAS ARTISTAS DE LA

ASOCIACION ESPAÑOLA DE PINTORES Y ESCULTORES

Desde su fundación en 1910, y después de haber tratado en anteriores números a las Socias Fundadoras de la entidad, y las participantes en el primer Salón de Otoño, vamos a ir recuperando de la memoria colectiva, el nombre de las primeras socias que vinieron a formar parte de la Asociación de Pintores y Escultores

MARIA DE LOS DOLORES DEL ADALID Y GONZALEZ GARRIDO

María de los Dolores del Adalid y González Garrido. Pintora. Socia de Nº 47. Nació en Madrid y murió en Oleiros, La Coruña, en 1930.

Era hija de Marcial del Adalid, célebre compositor y músico coruñés romántico, de gran talento artístico (1826-1881) reconocido entre otros grandes valores como “el creador de la música gallega culta, el mejor recolector folklórico, y reconocido como el músico favorito del rey de Inglaterra”.

marcial-del-adalid

Marcial del Adalid

marcialdeladalid-y-esposa

Su madre era la famosa escritora coruñesa de gran talento Francisca González Garrido (1846-1917), dama de extraordinaria belleza, conocida popularmente por Fanny Garrido y que también escribía bajo el seudónimo de Eulalia de Lians en alusión a la parroquia de Santa Eulalia de Lians en Oleiros (La Coruña) donde se asienta el pazo de Lóngora.

fanny-garrido

Fanny Garrido

La residencia de este matrimonio en su pazo de Lóngora, situado en las Mariñas coruñesas, fue durante algunos años centro de la vida musical y literaria de La Coruña, verdadero foco de cultura europea en la soledad del campo gallega.

Asidua entre los contertulios y a los conciertos que se celebraban en Lóngora se encontraba Emilia Pardo Bazán, amiga de los dos cónyuges que, al igual que en el pazo de Lóngora, reunía en su residencia de las Torres de Meirás lo más selecto de la intelectualidad gallega y española del momento, entre las que se hallaba Miguel de Unamuno, gran admirador de la escritora. De los familiares de la Condesa que frecuentaban las Torres de Meirás, siempre recibido con gran cariño por sus cualidades personales y simpatía, figuraba su sobrino Jorge Quiroga, del pazo lalinense de Quintela. En este pazo también se celebraban unos sencillos conciertos de música clásica y popular gallega, empleando por todo instrumento una flauta y una viola.

catalogo-portada

Catálogo de la Exposición de Pintura Regional Gallega de 1912 en la que participó

Fanny Garrido, fallecido su esposo, caso en segundas nupcias con el científico José Rodríguez Mourelo (1857-1934), químico lucense de reconocimiento internacional, profesor de física de la Universidad madrileña y sólido pilar de la ciencia española de su tiempo, y a la postre amigo de Marcial del Adalid, al que dedicó en vida un artículo crítico y biográfico laudatorio en La Ilustración Gallega y Asturiana del 8 de diciembre de 1880 que acompaña un grabado de su retrato, obra de José Cuevas.

Entre las obras de Fanny Garrido podemos destacar la titulada “Escaramuzas”, de carácter autobiográfico, editada en Madrid en 1885, que dedicó a su querida amiga la condesa de Pardo Bazán. Curiosamente esta novela sufrió secuestro de ejemplares.

En este selecto ambiente, rodeada de cultura y amor por la música, de la que también tuvo una importante formación, transcurrió la infancia de María de los Dolores. En Madrid, se formó en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, especializándose en composición, pero practicado con gracia y estilo otros géneros como el paisaje y el retrato. Mantuvo excelentes relaciones con el pintor Francisco Llorens, discípulo de Carlos de Haes. Participó en la Exposición Regional de Arte I de La Coruña, de 1912, en la II Muestra de Arte Gallego de La Coruña, celebrada en 1917 y en la Exposición de Arte Gallego de Buenos Aires, de 1919. Obtuvo Mención de Honor en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1904, repitiendo galardón en la de 1906. En 1929 fue nombrada Académica de Honor de la Real Academia Gallega, convirtiéndose en la primera persona de tal modo designada por la RAG. María de los Dolores del Adalid y González Garrido, falleció viuda y sin descendencia.

palacio-longora

El Pazo de Lóngora, propiedad de la familia Adalid, de estilo palaciego y construcción clásica gallega, estaba rodeado de jardines y se convirtió en punto de encuentro obligado para intelectuales, músicos y escritores, además de referente cultural para la alta sociedad coruñesa y gallega de la época. En la actualidad lo gestiona el Instituto Universitario de Medio Ambiente de la Universidad de La Coruña