Leonardo da Vinci y su relación con la Iglesia

Por Marta Nieto Perea

Por su quinto centenario hemos decidido dedicar unas líneas a este artista tan importante a lo largo de la historia para el cual hemos realizado una búsqueda de misterios encontrados en algunos de sus cuadros siendo el más destacado su relación con la Iglesia.

Es bien sabido que Da Vinci no era un gran seguidor de la Iglesia, aunque si creara obras de ámbito religioso. No sin razón, a mi parecer, puesto que, sin socavar mucho en la información sobre da Vinci, de las primeras curiosidades que conocemos es que fue acusado y perseguido por sodomía, incluso se le acusaba de escoger a sus alumnos según lo atractivos que le resultaran. Es por esto que en numerosas obras religiosas encontramos detalles que nos muestran la falta de fe de Da Vinci.

La última cena

 

En cuanto a su obra La última cena, encontraremos varias de estas:

Lo primero que destacamos está relacionado con las figuras: Si observamos con atención veremos a Judas con su cuerpo inclinado hacia atrás provocando la caída de un salero hecho asociado con la mala suerte; tras él, Pedro, destrozado y con un cuchillo en la mano derecha pudiendo hacer referencia a la frase que cita el evangelio “Pedro sacó la espada en defensa de Jesús contra el enemigo quien en ese momento entregaba a dios con un beso” a lo que su hermano Tomás reacciona con sorpresa; y Juan, del cual se sospecha que su femineidad sea debido a que su verdadera identidad sea la de María Magdalena.

 

Otro hecho curioso de dicha obra es que no hay copas de vino en la mesa contradiciendo la creencia del consumo del pan y el vino para simbolizar el cuerpo y la sangre de Cristo en la última cena.

Como vemos, la sutil repulsión de Leonardo por la iglesia, es bastante evidente, pero en esta obra aún nos quedan dos detalles más: Leonardo omite los halos sobre la cabeza de los personajes, lo cual es inusual en la época y la tradición de los pintores de su tiempo; esto nos informa de que el pintor consideraba a Jesús y sus discípulos como personas comunes, no divinas.

Por último, de esta obra, destacamos una teoría no comprobada que nos dice que Da Vinci encontró a su Jesús en el coro de la iglesia. Años después, el maestro no encontraba una persona que le sirviera para hacer de Judas hasta que vio a un hombre borracho con rastros de una vida decadente y deteriorada y le pidió ayuda. Cuando hubo terminado, el modelo se dio cuenta de que conocía esa pintura ya que hacía cuatro años (la obra tardo siete años en acabarse) había trabajado como modelo para la imagen de Cristo.

En la obra la virgen de las rocas también encontramos una referencia de la crítica de Leonardo a la Iglesia puesto que coloca un perro en lo alto del árbol que hace referencia a la corrupción de dicha institución.

La Virgen de las Rocas

 

La virgen de las Rocas: alusión a la corrupción de la iglesia con un perro

 

https://aweita.larepublica.pe/magazine/8002-mas-mensajes-ocultos-descubre-un-nuevo-secreto-en-una-pintura-de-leonardo-da-vinci

https://genial.guru/admiracion-curiosidades/5-secretos-de-las-famosas-pinturas-de-leonardo-da-vinci-608760/

https://www.laprensa.hn/mundo/noticiasinsolitas/985512-410/revelan-el-secreto-oculto-en-la-%C3%BAltima-cena-de-da-vinci

http://milenigmas.com/?load=enigmas&enigma=la_ultima_cena_la_mano_con_el_cuchillo