“El duelo y el arte” una exposición celestial del cura pintor Vicente Molina Pacheco

El socio sacerdote y pintor Vicente Molina Pacheco (párroco de El Burgo de Osma), participa y comisaría la exposición titulada “El duelo y el arte”, una muestra colectiva itinerante que desde el día 5 de octubre y hasta el 14 de 2019, se pudo visitar en el Palacio de la Audiencia del Ayuntamiento de Soria, a partir de esa fecha y hasta el 3 de noviembre, en el Coro de la Parroquia La Mayor de Soria y desde el 15 de noviembre de 2019 al 15 de enero de 2020, en la Iglesia de Palat del Rey de León.

En la espiritualidad que emana de las obras de Vicente Molina está presente su propia vocación religiosa. Molina sitúa como objeto central de representación a la vida monástica, máxima expresión de la espiritualidad cristiana y refugio máximo para el afligido, que halla dentro de la comunidad valores como la solidaridad, la compañía, el amor, la caridad o el hallazgo de la luz, evidenciando en el cuadro Luz celestial. Se posiciona en el ascetismo plástico e ideológico; el primero le limita el uso de medios, y así elige utilizar parcamente como soportes cartones de desecho, rehabilitados pero propensos a destruirse. Materiales frágiles que son simbolismo de la fragilidad humana, del deterioro y las mutaciones, como los son las pinceladas o brochazos, nunca muy densas, que ejecuta sobre ellos; exponente de la tristeza lo es el cromatismo neutro con predominio de grises (Ánimas, como ejemplo). En el ascetismo ideológico está la renuncia a lo individual, idea que el pintor transmite claramente a través del protagonismo iconográfico de las figuras de monjes fundidas en bloques monolíticos, amparadores de la individualidad, en estado de oración o contemplación. No abandona Vicente su lenguaje esquemático, efectista, de gestualismo contenido, más bien de arrastre, en el que a veces, se permite la licencia de los roleos o del cromatismo intense y lleno de luz, como en la obra ya citada Luz celestial.

Presenta la muestra + Abilio Martínez Varea, Obispo de Osma – Soria, con unas palabras llenas de espiritualidad:

“El duelo es connatural al ser humano. Desde que nacemos estamos expuestos a la posibilidad del sufrimiento y a la certeza de la muerte. Los artistas que participan en esta magnífica exposición de pintura quieren trasmitir esta compleja realidad humana dialogando desde la disparidad de vivencias personales y conceptos. Uno de esos conceptos y vivencias inherentes al sufrimiento y consiguiente duelo es la transcendencia que cobra carne en Jesucristo: « / lloró por compasión,¿y no puedo llorar yo por mi padecimiento? Junto al sepulcro de Lázaro no reprendió a los que lloraban, ni prohibió el llanto; es más lloró con los que lloran: «Y Jesús se echó a llorar»» (San Bernardo de
Claraval. Sermón sobre el Cantar de los Cantares XXVI, 12).

Felicito a los responsables de las Jornadas de Paliativos que se realizan en el «Campus Universitario Duques de Seria» y que han dado lugar a esta exposición. Así como a los artistas implicados por su gran aportación a esta reflexión sobre el duelo que, desde el lenguaje de la pintura y su honda sensibilidad, nos llevan a una realidad tan humana como es el dolor”.

Catálogo