La AEPE en la revista “Año Cero” de abril

Javier Sierra escribe en su columna mensual sobre la tesis del

Guernica que presentó Juarranz en la sede social de la centenaria entidad

Como ya informamos en nuestro  número de febrero, entre los asistentes a la presentación de la ponencia del libro que bajo el título de “Guernica. La obra maestra desconocida”, realizó el catedrático José Mª Juarranz en la sede social de la AEPE, se encontraba el periodista y escritor, Premio Planeta 2017, Javier Sierra, colaborador habitual de la Asociación Española de Pintores y Escultores.

Inquietante en su planteamiento debió de parecerle al turolense, ya que fruto de aquella tarde ha dado lugar a un artículo de opinión en el que deja bien claro que la versión “oficial” de la obra más famosa de Picasso, no es como nos habían contado, o al menos, no se ajusta a lo que conocemos acerca del mismo.

Como es habitual en el escritor, Javier Sierra nos anima a seguir indagando ante tantas preguntas abiertas y sin una contestación tan lógica como creíamos, y sacar nuestras propias conclusiones.

La columna puede leerse en el número correspondiente al mes de abril de 2019 de la revista “Año Cero”,  publicación de la que Javier Sierra es cofundador, junto al también periodista Enrique de Vicente, y que actualmente dirige Lorenzo Fernandez Bueno.

“Año Cero” es la revista sobre las fronteras del conocimiento más vendida en España y América, publicación de referencia en el mundo hispano para quienes buscan respuesta a todo lo que se escapa a la razón humana y desean ampliar las fronteras de la visión del mundo que otros nos imponen. Pretende ser, en todos los sentidos, un desafío permanente a la ortodoxia imperante.

 

 

Juarranz y Picasso sorprendieron al público en la AEPE

El viernes 25 de enero, en la sede social, tuvo lugar la presentación de la ponencia del libro que bajo el título de “Guernica. La obra maestra desconocida”, realizó el catedrático José Mª Juarranz.

El acto, que estuvo repleto de socios, amigos y amantes del arte en general, fue presentado por el Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores, José Gabriel Astudillo, quien destacó “el oportunismo de Picasso” y cómo se ha utilizado políticamente una obra tan universal a lo largo del último siglo”.

Además del Vicepresidente de la AEPE, Juan Manuel López-Reina, en el acto estuvieron presentes la Secretaria General, Mª Dolores Barreda Pérez, los Vocales Alicia Sánchez Carmona, Antonio Téllez de Peralta, Paloma Casado, Carmen Bonilla, el Bibliotecario, Fernando de Marta, la Tesorera, Ana Martínez y la Asesora de Presidencia, Itziar Zabalza Murillo.

Pero además, el Premio Planeta 2017, Javier Sierra, no quiso perderse esta apasionante historia en torno a un cuadro universal,  como también ocurrió con Tomás Paredes, el Presidente de la Asociación Española de Críticos de Arte.

Catorce años de investigación y casi 300 páginas son testimonio del serio empeño que ha puesto el profesor José María Juarranz en mostrar que el Guernica de Picasso no es una metáfora del bombardeo nazi de aquella ciudad vasca, sino una compilación de elementos que a través de un lenguaje, relativamente cifrado, simbolizan pormenores de su biografía.

Según José María Juarranz, «Ha habido estudios coherentes pero yo he dado el salto real. El cuadro es una síntesis de los momentos más importantes de su historia, el terremoto de Andalucía en 1864, la muerte de su amigo Carlos Casagemas y su conflicto matrimonial en los años 30 con su esposa Olga Khokhlova», ha matizado.

Así, el libro mantiene que el minotauro es un «autorretrato» de Picasso con el que quiso ponerse a la altura de Velázquez y Goya en sus cuadros Las meninas y La familia de Carlos IV, respectivamente; y el caballo sería su esposa Olga.

José María Juarranz presentará la ponencia sobre el Guernica y Picasso

En la sede de la Asociación Española de Pintores y Escultores, el próximo viernes 25 de enero de 2019, a las 19 h. tendrá lugar la presentación de la ponencia que sobre el Guernica y Picasso realizará el prestigioso catedrático de geografía e historia de la Universidad Complutense de Madrid, José María Juarranz de la Fuente.

El libro “Guernica. La obra maestra desconocida” es el fruto de catorce años de investigación y casi 300 páginas, testimonio del serio empeño de José María Juarranz en mostrar que el Guernica de Picasso no es una metáfora del bombardeo nazi de aquella ciudad vasca, sino una compilación de elementos que a través de un lenguaje, relativamente cifrado, simbolizan pormenores de su biografía.

«La decisión de titular así al lienzo fue oportunista, un trampantojo que oculta la realidad del cuadro (…) Todos los cuadros que España llevó a su pabellón de la Exposición Internacional de París de 1937 eran obras de propaganda». «Y en un pabellón en el que todo eran obras de propaganda… ¿Cómo iba a poner un cuadro sobre su vida?“.

Para el docente, el nombre de la obra proviene de la visita al estudio parisino de Picasso que le hicieron sus amigos, el poeta Paul Éluard, y Zerbos, poeta nacionalista vasco, entre otros.

En palabras de Larrea, al ver la obra, uno de ellos exclamó «¡Guernica!» y Picasso halló el «plinto perfecto» para elevar la obra de categoría y «multiplicar su ascendencia y visibilidad en toda Europa»: «A Picasso el bombardeo de Guernica no le afectó, no le importaba lo que pasaba en Guernica, al igual que no le importó lo que pasaba en España».

«Ha habido estudios coherentes -ha expresado- pero yo he dado el salto real. El cuadro es una síntesis de los momentos más importantes de su historia, el terremoto de Andalucía en 1864, la muerte de su amigo Carlos Casagemas y su conflicto matrimonial en los años 30 con su esposa Olga Khokhlova», ha matizado.

Así, el libro mantiene que el minotauro es un «autorretrato» de Picasso con el que quiso ponerse a la altura de Velázquez y Goya en sus cuadros Las meninas y La familia de Carlos IV, respectivamente; y el caballo sería su esposa Olga Khokhlova», matiza.

Además, para el autor, la figura de la madre desmayada sujetando a su bebé no significaría el sufrimiento por la guerra, como se entendido hasta ahora, sino que sería su amante Marie Thérèse Walter y su hija Maya; y la mujer de la lámpara, identificada con la figura de la República, es la madre del pintor.

Entre otras conclusiones, el guerrero muerto tendido en el suelo es su amigo Carlos Casagemas. «Esta interpretación es la más acertada de las que se hayan hecho hasta ahora», concluye el autor de este libro prologado por Vicente Verdú.